lunes, 18 de octubre de 2010

Inquietante


El Agente Naranaja está convencido de que será director de orquesta o concertista de piano. Va a clases de música desde hace un par de años. No toca una mierda, pero ya sabe dónde va a dar sus primeros conciertos: Londrés, Viena, Madrid - todo muy humilde-, y que será a los dieciséis años. El tío no dejar de tener gracia y no seremos ni Campanilla ni yo quienes le bajemos de la nube. Al contrario, seríamos los primeros que estaríamos encantados de que sus sueños se convirtieran en realidad, incluso en un... quince por ciento, por decir algo. Bueno también quiere ser rugbista y policía. Para trabajar ya esta su padre. Hace bien.

Este fin de semana nos encontramos con la carta que reproducimos en foto mas arriba y que transcribo a continuación literalmente:

"(borrón) no os preocupéis por mi, me voy a londres / a estudiar musica bale, para tocar el piano, tocare, cinco concie, en londres y dos en viena y, en oviedo. cinco, y yelos dedico a mis abuelas y a, mi familia y a los demas . de oviedo".

¡Cágate lorito!

3 comentarios:

Ricardo Fernández dijo...

Guarda esa carta, que nunca se sabe...

Anónimo dijo...

Eso es ambición y lo demás cuentos. Eso sí, muy buen detalle el de que no os preocupéis por mi. Ahí se nota de verdad donde está el carácter.
Pero básicamente te está diciendo que cuando haya triunfado, después de todo el esfuerzo que habéis hecho sus papás, os va a mandar a una residencia de ancianos a hacer puzles y atontarse delante de la caja boba (ahora ya no es caja pero sirve igual). Angelito...

Utopia, pero menos. dijo...

OS doy otro detalle. La carta no nos la dio. La encontramos. Él no sabe que sabemos. Jamás pensamos que esa fijación fuera tan grande. A ver...