lunes, 4 de enero de 2010

Carta a los RRMM


Queridos RRMM

Joer, cómo pasa el tiempo. Es la tercera carta cibernética que os escribo, reverenciadas majestades.

El año pasado opté por no pedir nada, porque en ocasiones nada es más peligroso que se nos cumplan los deseos

Este año, sin embargo. sé lo que quiero.

Quiero empatía, toneladas de empatía.

Empatía para entender, para con-sentir, para con-padecer, para con-partir, para no pasar por la vida pisando callos, ni metiendo el dedo en la heridas, para hacer la vida más sencilla a los demás y no emponzoñar la mía. Empatía que deshaga las orejeras - más angostas a medida que envejecemos- , para que se encienda la luz, para que se fijen en la retina con atención la silueta difuminada y borrosa de eso que que damos en llamar prójimo. Con un poquitín de empatía sé que sería capaz de lograr muchas cosas, de cambiarlas, de mejorarlas.

Sólo es necesario intención y atención. Casi ná. Pero por pedir...

Para los niños sólo quiero que se mantenga el misterio unos añitos más. Haced lo que podías.

Por hoy no os meto más presión ( a ver si está empezando a funcionar la empatía...)

2 comentarios:

Ricardo Fernández dijo...

Oye, que me parece que hemos pedido lo mismo...

Utopia, pero menos. dijo...

Pues estás jodido porque me lo van a traer a mi...