lunes, 22 de febrero de 2010

Los aludidos




¡Eh tú culo gordo!

Vale que te aproveches del ciberespacio para contar nuestras intimidades y poner nuestra biografía en almoneda. Vale que nos hayas buscado esos motes ridículos. Vale que nos uses como cobayas con todos tus experimentos culinarios y tus cocinitas. Vale que te empeñes por tenernos todos los fines de semana de la cequa a la meca. Vale que sean un racano y nos prives de cromos, de chuches y de otros muchos bienes de primerísima necesidad. Pero por lo que ya no tragamos es por lo de los coscorrones. Eso si que no.

¿ Una bofetada, un pescozón, un coscorrón atentan contra la integridad del individuo? Pues claro que sí. ¿ O que te crees, que somos de piedra? Cualquier acto de agresion nos subleva, nos indigna, nos enrabieta, nos denigra, venga de donde venga y sea del tamaño que sea. Que somos desobedientes, ya lo sabemos. Que no siempre hacemos lo que debemos, lo que no se nos pide o cuando se nos pide, bueno, es cierto. Pero eso no os da ningún derecho a ponernos la mano encima. Y si tú, cuando tenías nuestra edad, no pensabas igual es que no tenías sangre en la venas. "Papá, papá, no recuerdo un pescozón que no me mereciera" Tú eras tonto, chaval: dicho sea desde el máximo respeto que nos mereces, oh progenitor, progenitor.

En fin, vamos a llevarnos bien. A partir de ahora nada de sopapos, pescozones, coscorrones, empujones, tirones, zarandeos, vozarrones, gritos, miradas inquietantes, silencios elocuentes, amenazas desnudas, castigos castrantes, reprimendas, sermones, comidas sin postre, etcétera ,etcétera, etcétera. ¡ Viva la república de Nunca Jamás!

Un consejo: ve practicando con el power point.

Tuyos Cascarrabia´s Kid y El Agente Naranja

2 comentarios:

Ricardo Fernández dijo...

Decididamente te lo has ganado.
Hace ya tiempo, Reyes, una amiga que escribe en "Yo tenía un blog", me entregó uno de esos premios, reconocimiento, que existen en la red. La condición es que tú otorgues con el tiempo otros cinco premios a otros tantos blogs que te merezcan consideración. Creo que esa era la condición. Y también puedes poner el logo del premio (que tengo en mi blog): Se llama "Entrega, constancia y corazón". Y sólo por los buenos ratos que me haces pasar y por tenerme pendiente de cada actualización; por tocarme eso que llaman la fibra sensible; por arrancarme tantas y tantas sonrisas, bien merecido que lo tienes.

Utopia, pero menos. dijo...

Es para mi un honor recobir este premio, etcétera, etcétera.

La emoción me embarga, el banco también.

Quiero dedicar este premio ...

En fin, trataremos de administar bien mis cinco balas.