sábado, 30 de julio de 2011

Despertares



Queridos hijos:

Los bebés no vienen de París. Quizás el hijo de la Carla y el Sarkozy y otros cuatro escogidos más sí, pero el resto suelen ser fruto o de la inseminación artificial o de la práctica del sexo, en sus dos versiones: la Pronto de Johnsons ( echamos un polvo y desaparezco) o aderezados con amor, ternura, compromiso y ... placer ( modalidad con varias denominaciones según gustos: la Walt Disney, la Vaticano II, La Contigoapanycebolla, por citar algunas).

El sexo tiene una parte mecánica y otra parte emocional. A menudo suelen ir ambas intimamente unidas, pero ni siempre es así, ni tampoco es necesario.( No me miréis así, nadie dijo que fuera fácil hablar de estas cosas). La parte mecánica es como la que estáis acostumbrados a ver en los documentales: el pavo macho le muestra la cola de vibrantes colores y la orgullosa cresta a la pava y si ésta lo tiene a bien, se aparean juntando sus cloacas. Los humanos nos apareamos con el pene y la vajina, nos acercamos a la hembra con las llaves del Ferrari en la mano y si la hembra lo tiene a bien nos apareamos introduciendo el pene en la vajina de la hembra. En el acto de apareamiento el chico introduce en el cuerpo de la chica un fluido llamado esperma que viaja por el interior del cuerpo de la chica hasta llegar a un órgano que se llama óvulo y, si lo fecunda, surge un embrión que se acomoda en el vientre de la madre y que va creciéndo y formándose para convertirse en un prometedor contribuyente nueve meses más tarde ( ¿ en qué parte dices que te has perdido?).

La parte mecánica no tiene mucha historia, Campanilla misma os lo puede explicar con más detalle. ( No me mires así, ¡alguien lo tiene que hacer! Anda, ve sacando unos gráficos).Donde merece la pena demorarse es en la parte emocional de la práctica del sexo.

En la generación de mis padres la práctica del sexo estaba íntimamente ligada a la proceación. Se practicaba sexo sólo con el fin de tener hijos. En nuestra generación hay gente que lo sigue practicandolo con el mismo objetivo, pero otra mucha gente lo practica por el puro placer de estar juntos, de mostrarse afecto mutuo, de afianzar su relación, de disfrutar de su cuerpo y de el de la persona que quieren y desean. A veces oiréis a gente que condena toda práctica del sexo si no es para procear, encontraréis gente que dicen que ciertas prácticas sexuales son pecado. No les hagáis caso. Si los dioses no quisieran que fornicásemos no habrían metido tantas hormonas en una cocktelera. El sexo nunca jamás tiene nada de malo siempre que el consetimiento sea mutuo y prime el respeto. Tened siempre presente estas dos palabras: respeto y consentimiento. Jamás toqueís a nadie que no quiera ser tocado ni permitaís que nadie os toque un pelo en contra de vuestra voluntad. Esta norma es la única que debe ser inquebrántable. ( También os sucederá que alguien esté rabiosamente consintiendo y vosotros a uvas, pero ese es otro cantar)

El sexo se puede practicar a solas y acompañado. Las posibilidades del sexo "a solas" o "single" la conocéis bien, no es necesario promocionarlas más,( a propósito, ¿ os importaría dejar de tocaros el manubrio mientras os estoy hablando?).El sexo en pareja veréis que puede practicarse entre chico y chica, pero también os encontraréis que en ocasiones también hay chicos con chicos y chicas con chicas.

Es posible que hayáis empezado a sentir ya algún tipo de atracción por otras personas, aunque a vosotros mismos es cueste identificar la naturaleza de esa atracción y la tapéis con palabras, juegos de patio, suspiros y mucha confusión. Nos ha pasado a todos. Esa atracción puede ser un conato de amor. El amor es ese punto en que convergen la parte mecánica y la parte emocional del sexo. Os advierto de que se trata de una contaminación química de primera magnitud: os deja la sangre llena de porquerías. Y para ser una contaminación nos pasamos todo la vida deseando que ese estado perviva el mayor tiempo posible o por lo menos que se repita tantas veces pueda. La vida en pareja es el arte de la alquímia.

Si de algo os sirve mi experiencia os resumiría lo dicho en una sola palabra:/KONSENTIDO/; en sus dos modalidades: junto, consentido; o separado, con sentido. Os irá bien.

1 comentario:

Ricardo Fernández dijo...

Cum laude. Me lo guardo por si llego a tiempo...